Navidad: Hacia donde miramos

Publicado por Comunidades de Fe en

Todos estaban mirando hacia el lugar equivocado. Todos estaban esforzándose por encontrar un Mesías. Y probablemente esa idea de dignidad, supremacía, orgullo y poder; simplemente los hacía solo ver algunas cosas: los lugares desde donde se ejerce el poder establecido por los hombres. Dios ha llevado al ridículo esa idea que los hombres construyeron de Dios mismo; comenzando la revolución en el vientre de una mujer en las peores condiciones sociales y culturales: por ser mujer, por no estar casada, por quedar embarazada. Entre todas ha elegido a una adolescente campesina, que probablemente ni siquiera fuera descendiente de David, para engendrar la esperanza. María acepta, no obedece; decide, Dios no se le impone. Se ha abierto camino en la elección de un compañero que –aunque indignado- supo ser justo. Se ha escondido donde era más vulnerable, a la vista de todo aquel que por allí pasara, pero incluso así “estaban mirando hacia el lugar equivocado”. Posiblemente todos y todas continuemos mirando hacia el lugar equivocado en más de una oportunidad. Tal vez seguimos esforzándonos por alcanzar la gloria, dejando de lado la Gracia que está en plan original, en el génesis neotestamentario (Jn 1.1-14). Tal vez estemos tomándonos demasiado en serio nuestros conceptos de dignidad, supremacía, orgullo y poder; atribuyendo estas características otra vez a Dios: y señalamos, y acusamos, y nos indignamos, y damos de baja cuentas de Netflix. ¡Quisiéramos que Dios bajara ángeles para nosotros, con sus rizos dorados, y su rubio cantar de alabanzas para darnos la razón y mostrarnos la verdad! Y tal vez, solo tal vez, estemos también mirando hacia otro lado y nos hemos perdido esos ángeles que se han estrellado en el esfuerzo de mostrarnos a Dios revelándose: Aylan Kurdi, Angie Valeria Martínez Ávalos, Víctor Márquez Dos Santos.

Incluso, puede que sea un error mirar a nuestra iglesia para encontrar a Dios, tal vez la iglesia este mirando hacia el lado incorrecto para descubrir al Todovulnerable. Y todo ese “super poder cristiano” que afirmamos muchas veces tener, siendo la oscuridad del mundo en lugar de luz; se desvanece al ver cuáles han sido los tronos desde donde Jesucristo reinó: un pesebre y una cruz.

De esta enfermedad parasitaria que hemos hecho de la idea de Dios, y de nuestro “deber ser” cristiano, solo puede salvarnos Jesús (Dios salva), solo puede corregirnos el Emanuel (Dios está con nosotros). Con una pequeña dosis de rebeldía como la de María, con un pequeño sentido de lo justo (no de lo legal, sino de lo que es justo) como lo tuvo José; tal vez podamos verlo revelándose en donde menos esperábamos nuevamente, y mirar esta vez hacia el lugar correcto. Y ahora ¿cómo se desea feliz navidad? Sin especulaciones, sin arrogancias, mirando hacia el pesebre: Dios ha nacido, Dios está aquí.

“Bienaventuradxs lxs que desconfían, porque ellxs han puesto su confianza en la duda, y eso lxs ha hecho más vulnerables a la Gracia de Dios”.

Hernán Dalbes
Pastor de la Iglesia Misión Gracia y Libertad


0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *