Las Buenas Nuevas en un Tatuaje.

Publicado por Comunidades de Fe en

“LEVITICUS 19:28” estas grandes letras y números negros están escritos en mi antebrazo izquierdo. Es el único tatuaje en el que me he inspirado para tener; además de un intento fallido de tener mi anillo de bodas tatuado en mi dedo, se desvaneció en unos meses  ¿mal presagio? Sigamos adelante.

Quería un versículo de la Biblia que resumiera el mensaje de las Buenas Nuevas de Jesús en un tatuaje, y Levítico 19:28 parecía ser la elección obvia.

Entonces, ¿qué dice Levítico 19:28? Gracias por preguntar, ese es el versículo de la Biblia que dice: “No te harás un tatuaje”.

Lo sé. Ahora tengo que dar algunas explicaciones.

AFEITARSE Y CORTARSE EL CABELLO

Cuando era niño, tenía una maestra de escuela dominical que, bueno, no era muy alegre: la Sra. Grumpy Pants (Pantalones malhumorados) como nos gustaba llamarla. Recuerdo la vez que un hombre con tatuajes en su brazo vino a la iglesia. “Espero que se salve” escuché que murmuró la Sra. G. y me pregunté qué quería decir con eso, “se puede decir que este hombre no ama a Dios porque tiene muchos tatuajes” me explicó la Sra. G. “y la Biblia dice claramente que es una abominación hacerse un tatuaje” (abominación siempre suena como un pecado más grave que solo una infracción regular o transgresión).

Esta fue una noticia muy decepcionante, ya que quería hacerme un tatuaje cuando fuera grande, le pregunté a la Sra. G. “¿Qué pasa si me hago un tatuaje de Jesús? ¿O tal vez un versículo de la Biblia?”, su mirada de desaprobación no se suavizó.

Más adelante en la vida aprendí que el único versículo de la Biblia que rechaza los tatuajes aparece en Levítico 19. Este es el mismo capítulo que enseña otras cosas importantes: los hombres nunca deben cortarse el pelo ni recortar sus barbas (¡Tres hurras para los hippies!), los agricultores nunca deben plantar dos tipos de cultivos en los mismos campos o cosechar sus campos hasta los bordes (¿No eres un agricultor? Yo tampoco, así que estamos bien aquí), todos deben evitar usar ropa tejida con dos tipos diferentes de material (¿Lana pura? ¿Algodón puro? Aprobado. ¿Mezcla de poliéster? Te vamos a lapidar).

Obviamente, los cristianos no sienten la necesidad de obedecer cada versículo de la Biblia. Pero este capítulo también incluye enseñanzas enriquecedoras como respetar a tus padres, no maldecir a las personas que son sordas o poner obstáculos frente a personas que son ciegas (qué prácticas), e incluso uno de los favoritos de Jesús: amar a tu prójimo como a ti mismo. Entonces, ¿cómo podemos escoger y elegir qué seguir y qué olvidar? ¿qué obedecer y qué ignorar?

La urgencia para la gente que cree en la Biblia a encontrar la manera de cómo aplicar realmente la enseñanza de sus propias Biblias sólo aumenta cuanto más se lee. ¿Deberíamos ir a la guerra contra las naciones que no abrazan a nuestro Dios? ¿Deberíamos quemar brujas y apedrear a nuestros hijos rebeldes? ¿Y qué sobre la lista de defectos personales que descalifican a los sacerdotes de servir a Dios en Levítico 21? Piel enferma, mala postura, mala vista, un hueso roto, o demasiado pequeño para montar: es fácil descalificarse para acercarse al altar de Dios.

Tratar de descubrir cómo ser un buen cristiano mientras se obedecen las reglas de la Biblia es agotador, incluso aplastante para el alma. Puedo entender por qué las escrituras del Nuevo Testamento contrastan el antiguo camino de la letra de la ley con el nuevo camino del Espíritu al decir: “La letra mata, pero el Espíritu da vida” (2 Corintios 3: 6).

EL FINAL DE LO ANTIGUO

Si abres una Biblia cristiana notará que está dividida en dos secciones: el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. Testamento es otra palabra para pacto, que en este caso se refiere a una forma de vivir en relación con Dios. Entonces la Biblia se divide en la antigua forma de vida y la nueva forma de vida. Y aunque hay continuidad, las dos formas son radicalmente diferentes.

La vieja forma de vida, el Antiguo Testamento, es anterior a Jesús, describe el pacto de promesa y la confianza de Dios con la humanidad (como con Adán y Abraham) que luego se convirtió en un pacto de guardar la ley y hacer sacrificios (a través de Moisés). Debido a que las personas se volvieron duras y dañinas hacia los demás y hacia ellos mismos, Dios intervino con leyes para mantenerlos en línea, rituales para ayudarlos a enfocarse en lo que es importante y sacrificios para ayudarlos a ver la gravedad de sus pecados y acudir a Dios en busca de perdón.

Luego, cuando Jesús vino, Dios inauguró el nuevo pacto, lo que quiere decir que él cambió todo.

Un seguidor de Cristo del primer siglo escribió sobre el contraste entre la antigua forma de religión y el nuevo camino de Jesús. “Al llamar a este pacto ‘nuevo’, ha hecho que el primero sea obsoleto; y lo obsoleto y anticuado pronto desaparecerá” (Hebreos 8:13). ¿Obsoleto? ¿Anticuado? ¿Va a desaparecer? Ahora están luchando las palabras. (Estoy considerando tener HEBREWS 8:13 en mi otro brazo).

Aquí tenemos un versículo del Nuevo Testamento que dice que el Antiguo Testamento ha terminado. Esto es asombroso: una parte de la Biblia llama “obsoleta” a otra parte de la Biblia.

Esto no es una contradicción; el antiguo pacto contiene profecías acerca de la venida de un nuevo pacto que reemplazaría al antiguo (por ejemplo, Jeremías 31:31-34). Este es un cambio intencional, un desarrollo planificado y propuesto en la historia espiritual humana. Si crees que Dios está detrás de todo esto, es un cambio cósmico sobre cómo funciona nuestro mundo.

En español, podemos usar la palabra viejo de dos maneras diferentes: (1) anciano o (2) anterior. Si tu amiga te dice: “Realmente me gusta mi jefe viejo”, podría querer decir que disfruta trabajando para su jefe actual, que es mayor, pero probablemente quiere decir que extraña trabajar para su antiguo jefe.

La palabra griega para “obsoleto” en Hebreos 8:13 es la palabra para “viejo”, como en algo anterior, desgastado, en el pasado. Es como un viejo novio o novia: hemos avanzado.

Al mismo tiempo, aunque Jesús enseñó que había venido para poner fin al camino de la ley y el sacrificio, también afirmó que la enseñanza de las Escrituras de alguna manera perduraría (véase Mateo 5:17-19 y Lucas 16:16-17). Así que no arrojamos la primera mitad de nuestras Biblias, pero leemos el Antiguo Testamento como “la historia de lo que no funciona”. El Antiguo Testamento perdura como la forma en que Dios nos recuerda que no necesitamos más reglas y rituales; de hecho, las reglas y los rituales a menudo pueden obstaculizar lo que realmente necesitamos, que es Dios mismo.

Cuando seguimos las reglas en lugar de Quién hizo las reglas, las leyes en lugar del Espíritu, los sacrificios en lugar de Aquel que se convirtió en el último sacrificio, no nos estamos acercando a Dios; estamos buscando un sistema obsoleto que Dios ha abandonado hace mucho tiempo. Jesús vino a despejar el camino para una intimidad más directa con el Todopoderoso.

Entonces, ¿por qué tengo LEVITICUS 19:28 tatuado en el brazo? Como un recordatorio de que Jesús afirmó cumplir el sistema y hacer obsoleto lo viejo (Mateo 5:17). Esto despeja el camino para algo mejor.

Estas son las buenas nuevas en un tatuaje: Jesús vino a salvarnos no solamente de nuestro pecado, sino también de nuestra religión.

Bruxy Cavey. Pastor en The Meeting House

Fuente original: Bruxy.com

Traducido por David Ruiz

https://lareformaradical.wordpress.com/2018/11/26/las-buenas-nuevas-en-un-tatuaje/

es_ARSpanish
es_ARSpanish