Ser “uno” con el “uno”.

Publicado por Comunidades de Fe en

Una mirada crítica a la lectura “literal” del relato de la creación.

Muchos intentan defender la creación “literal” de los cielos y de la tierra. Pensando de alguna forma que así, defienden a “Dios” y su “verdad”. Sin embargo lo que intentan defender es el control, su posición de administradores de la culpa humana.

Porque si realmente somos el resultado de la evolución, entonces todas las doctrinas de la exclusividad, de la culpa y por ende del miedo deben salir de la iglesia. Si somos el resultado de la evolución, entonces desaparece el “pecado original”, y por ende “la culpa”, el “castigo”, y la “predestinación”, de ahí, desaparecen los administradores de la fe, el mercado de la fe, los millones que se mueven gracias a la fe de muchos, y desaparece el “control” de unos sobre otros.

Y aparece un Jesús que nos habla sobre nuestra propia y particular responsabilidad, un Jesús que no amenaza con el infierno, sino con la posibilidad de ser tratados como hijos pródigos frente a un Padre que solo ve desde la misericordia (no frente a un juez). Desaparece la literalidad, y emerge un nuevo tipo de humanidad, libre, unida y respetuosa.

Porque cada vez que intentamos fragmentarnos de los demás, estamos cada vez más lejos de ser “uno” con el “uno”.

Entonces, a mayor literalidad, mayor distancia y fragmentación. Y a mayor separación, más lejos de aquel que es “uno”. Así que cuando creemos que defendemos a “Dios y su verdad” separándonos de otros, por cuestiones de “creencia”, estamos justamente avanzando en sentido contrario de lo que esperaría Dios mismo.

Pr. Hemir Ángel Ochoa Ruiz (pastor de la Iglesia Luterana de Valdivia, Chile. Autor de los libros: “Manual de Hebreo Bíblico”, y de “Reposo”)

es_ARSpanish
es_ARSpanish